martes, 20 de diciembre de 2022

La anécdota

 

Cuando llego a la entonces Escuela de Reactores en mi primer destino profesional, paso a realizar mis funciones a la Linea de F-5. En esta había una sección que se denominaba Radio, que estaba formada por mecánicos de electrónica. En la Escuadrilla había varios "pepes" e incluso uno con apellido Rodríguez como yo, con lo cual los equívocos era continuos. Alguien para diferenciarme de los demás me llamaba "pepe el de radio" que con el tiempo fue acortándose y juntándose hasta llegar al pepelradio de hoy. Y esta es la historia de mi nombre de guerra en el Ala 23. Espero que la curiosidad de mis compañeros y amigos haya quedado satisfecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sorpresa

 Se intuye, sin ver su mirada, que el piloto que mantiene la horizontalidad quedaría perplejo al contemplar a su compañero de viaje en un in...